Spinning para principiantes: 4 consejos para practicarlo

Comparte!!!

El spinning es una actividad de bajo impacto, pero de mucha intensidad. El entrenamiento trabaja la fuerza muscular y el sistema aeróbico, y puede ser, también, una alternativa para los días de mal tiempo, además de una buena combinación con la carrera al aire libre. Para que disfrutes al máximo de esta actividad, seleccionamos algunos valiosos consejos para poner en práctica si recién estás iniciando con este completo ejercicio:

1. Buena posición en la bicicleta

Esto es fundamental: la altura correcta, el avance o retroceso del sillín y el ajuste del manillar. El maestro debe tener una atención especial en relación con los ajustes necesarios en la bicicleta para que siempre te encuentres en la postura correcta. Y esto vale tanto para el entrenamiento de interior como para el entrenamiento de calle. Con esto nos aseguraremos de no sentir dolor en la espalda o en las rodillas y, así, mejoraremos eficientemente nuestros estado físico aeróbico.

2. Calentamiento

El calentamiento tiene como propósito preparar al organismo para el esfuerzo que vendrá durante la actividad física más intensa. Sin un calentamiento adecuado, el spinning o cualquier otra actividad provocarán sensaciones incómodas y menos placenteras para el practicante. Es precisa una preparación de los músculos y las articulaciones para hacer frente a la bicicleta, carrera, natación o cualquier otro deporte.


3. Hidratación

La actividad física requiere de una hidratación adecuada. Un individuo deshidratado puede sufrir graves lesiones, tener complicaciones de salud, además de perjudicar su rendimiento. Lo ideal es que la persona se hidrate cada 20 o 30 minutos durante la práctica del spinning. En días secos, la hidratación se convierte en un factor crítico, y debe ser aún más frecuente antes, durante y después del entrenamiento.

4. Las lesiones más recurrentes y cómo evitarlas

Las lesiones más comunes en el spinning son el dolor en las rodillas, en la espalda y el cuello. Una vez más: la posición del ciclista en la bicicleta influye directamente en la aparición de lesiones. Un ejemplo es el sillín. Si está muy bajo, puede ocasionar dolor en la parte anterior de las rodillas y en la espalda baja. Mientras que el sillín demasiado alto puede provocar dolor en la parte posterior de la rodilla y también en la espalda.

Otro punto importante es dejar claro a los alumnos principiantes que no exageren en el momento de ajustar la carga. Mucho peso no significa que estés ganando condicionamiento. Girar bastante las piernas, tener una postura adecuada e hidratar son actitudes que pueden traer beneficios y evitar lesiones.

 



Comparte!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *