¿Cuáles son los beneficios del entrenamiento de fuerza?

¿Cuáles son los beneficios del entrenamiento de fuerza?

La fuerza, en la teoría del deporte, se define como una de las habilidades motoras que caracterizan a una persona, más a menudo definida como la capacidad de superar la resistencia externa o contrarrestarla a expensas del esfuerzo muscular.

Según la definición, el esfuerzo físico se entiende como el trabajo de los músculos esqueléticos junto con todo el complejo de cambios funcionales que lo acompañan.

Una característica de los músculos es la plasticidad significativa, que se manifiesta en la capacidad de adaptarse a varios niveles de carga de ejercicio. Este fenómeno se define como adaptación, es decir, cambios a largo plazo relativamente constantes (tras el cese del entrenamiento, los cambios adaptativos resultantes de éste vuelven al estado inicial), que permiten al organismo realizar un trabajo físico específico.

Consisten, por ejemplo, proporcionando una mayor cantidad de sustratos energéticos y oxígeno a las células, aumentando la sección transversal del músculo, el llamado hipertrofia, gracias a la cual el músculo puede generar más fuerza de contracción.

Por tanto, en el proceso de entrenamiento, tanto las características de contracción como las características bioquímicas del tejido muscular cambian en tal dirección que el trabajo que actualmente realizan los músculos se realiza de forma óptima y económica para el organismo.

Los músculos forman un sistema motor activo y su acción se transmite a través del sistema motor pasivo, es decir, los huesos y las articulaciones que los conectan. La función básica de los músculos es desarrollar la fuerza, gracias a lo cual una persona afecta el medio ambiente a expensas del esfuerzo muscular; es por eso que el entrenamiento de fuerza tiene un impacto tan significativo en la vida cotidiana y las actividades que realizamos.

Darle forma al cuerpo

La gran mayoría de personas que deciden empezar a entrenar en el gimnasio, se centran en mejorar la estética de su cuerpo como principal objetivo. El entrenamiento de fuerza correctamente seleccionado y programado puede lograr una figura desarrollada armoniosamente que se verá saludable y atractiva.

La selección óptima de ejercicios en el plan de entrenamiento te ayudará a moldear tu cuerpo y mejorar sus proporciones. Por ejemplo, el desarrollo de los músculos de la cintura escapular y los músculos de la espalda adelgazará ópticamente la cintura en las mujeres.

El entrenamiento también afecta el metabolismo, lo que facilita mantener un equilibrio entre la cantidad de energía suministrada por los alimentos y la energía gastada por el cuerpo. Esto tiene un impacto directo en la composición y estética de la figura al aumentar el porcentaje de masa muscular y reducir el nivel de tejido adiposo en el cuerpo.

La composición corporal también influye en el metabolismo en reposo: cuanto mayor es la cantidad de tejido muscular en el cuerpo, mayor es la necesidad de energía para mantenerlo. Como resultado, el metabolismo basal será mayor. El entrenamiento de fuerza también será una herramienta útil para crear un déficit calórico, que es el componente más importante a la hora de moldear la estética de la figura.

Energía

Durante el entrenamiento, la glándula pituitaria produce endorfinas que nos ponen de mejor humor, al tiempo que reducen el estrés al disminuir el nivel de cortisol en el cuerpo. Por lo tanto, el gimnasio será un gran lugar para aliviar situaciones estresantes en el trabajo o en la vida cotidiana.

Además, la apariencia atractiva de nuestro cuerpo, desarrollado durante el entrenamiento, aumenta nuestra autoestima y confianza en nosotros mismos, influyendo en la mejora del estado de ánimo, la percepción de atractivo y la libido.

Fortalecimiento de tejidos

En respuesta a las cargas que ocurren durante el entrenamiento de fuerza, ocurren una serie de cambios adaptativos en el cuerpo. La densidad mineral ósea aumenta, los músculos, tendones, cartílagos, cápsulas articulares y ligamentos se fortalecen. Esto reduce el riesgo de lesiones durante las actividades diarias, la actividad física y el entrenamiento deportivo.

Los tendones son los tejidos conectivos que unen los músculos a los huesos. Cuando un músculo se acorta, el tendón tira de la unión del hueso y hace que se mueva en la articulación.

Un ligamento es una banda de tejido conectivo duradero, cuya tarea es conectar los huesos y fortalecer y estabilizar las conexiones móviles (articulaciones) entre ellos. El tejido conectivo se adapta a las cargas, aumentando la cantidad de fibras de colágeno. El grado de estos cambios adaptativos es proporcional al grado de sobrecarga muscular.

Salud

El entrenamiento de fuerza realizado correctamente reduce el riesgo de degeneración articular, mejora el sistema cardiovascular y afecta la regulación hormonal del cuerpo. También reduce la probabilidad de desarrollar enfermedades relacionadas con el estilo de vida como la obesidad, la aterosclerosis, la diabetes, la hipertensión y la osteoporosis.

La diabetes mellitus es un grupo de enfermedades metabólicas caracterizadas por hiperglucemia resultante de alteraciones en el metabolismo de los carbohidratos, secreción o acción de la insulina, que es responsable de la disminución de los niveles de glucosa en sangre.

El sobrepeso y la obesidad, la falta de actividad física y el alto consumo de ácidos grasos saturados aumentan el riesgo de diabetes. El entrenamiento regular mejora la sensibilidad de las células a la insulina y, en consecuencia, afecta la concentración óptima de glucosa en sangre.

Esto se relaciona principalmente con el efecto beneficioso de la actividad física sobre la reducción del peso corporal, especialmente la cantidad de tejido adiposo visceral, lo que, en consecuencia, da como resultado un aspecto más atractivo del cuerpo.

Aptitud física

El aumento de la fuerza muscular tiene el potencial de desarrollar otras habilidades motoras, es decir, la resistencia y la velocidad; pero también: potencia, coordinación, precisión de movimientos, estabilidad y movilidad. El entrenamiento de fuerza debidamente programado será un complemento perfecto para otras disciplinas, teniendo un impacto en maximizar los resultados deportivos y prevenir lesiones en los atletas en todos los niveles de avance.

Los ejercicios de fuerza realizados correctamente con peso libre en todo el rango de movimiento afectarán positivamente la movilidad y flexibilidad del aparato de movimiento del atleta. El aumento de la fuerza muscular afecta directamente al equilibrio, que por definición es la capacidad de mantener el propio centro de gravedad verticalmente por encima del fulcro, con la menor desviación posible del cuerpo a expensas de la fuerza muscular. Será crucial en el desarrollo de este rasgo porque se necesita la producción de músculo esquelético para superar estas inclinaciones.

Los ejercicios de fuerza, especialmente aquellos con pesas libres (es decir, pesas, mancuernas, pesas rusas, etc.) reflejan los movimientos de la vida cotidiana (levantar un objeto del suelo, sentarse, llevar compras, etc.). El movimiento de peso libre tiene en cuenta la estructura somática individual del cuerpo y su biomecánica.

Al controlar la trayectoria del movimiento, por ejemplo, las barras, trabajamos en el equilibrio, la coordinación y la estabilización, involucrando a todo nuestro cuerpo, lo que no puede garantizarse con una máquina que aísle un grupo de músculos y un segmento del cuerpo determinados.

Esto también se traduce en la intensidad del entrenamiento: se obtendrán mayores costos de energía al involucrar grandes grupos de músculos y todo el cuerpo que con aislamientos donde la máquina estabiliza el cuerpo para la persona que hace ejercicio. Por lo tanto, los ejercicios de fuerza basado en el peso libre se traducirán positivamente en las actividades cotidianas.

Postura corporal

Un estilo de vida sedentario, la consolidación de patrones de movimiento incorrectos y el desequilibrio estructural afectan negativamente a nuestra postura corporal. El entrenamiento de fuerza realizado de manera óptima fortalecerá los tejidos debilitados, restaurará la elasticidad de los músculos contraídos y equilibrará las asimetrías.

Mantener las proporciones adecuadas de fuerza de los grupos de músculos antagonistas evitará lesiones dentro de las articulaciones. Los ejercicios de fuerza realizados correctamente basados en pesos libres fortalecen los músculos posturales que mantienen el cuerpo en posición erguida. Como resultado, mejorarán la postura y el funcionamiento de todo el cuerpo, lo que tendrá un efecto positivo en el alivio de los síntomas de dolor derivados de una postura incorrecta.